jueves, 9 de abril de 2015

Retrato de una dama

Rebelde, indomable, sexy y llevándose todo por delante. Así entró Angelina Jolie
en el radar de Hollywood y enamoró no sólo con su belleza física (es una mujer
de rasgos perfectos), sino con su personalidad desbordante. Pero tras algún
divorcio y problemas con su padre (de quien para ser una actriz reconocida por
ella misma decidió no utilizar su apellido), algo le abriría los ojos. Un día se dio
cuenta de que el mundo era un lugar mucho más grande del que conocía, y
descubrió que había gente que la estaba pasando realmente mal. Enfundada en su
traje de Lara Croft, Angelina rodaba en Camboya, una ciudad de mucha pobreza.

“Honestamente creo que si todos estuviéramos al tanto, estaríamos dispuestos a
actuar.
Así que la pregunta no era cómo o por qué haría esto con mi vida. La pregunta
es, ¿cómo no podría hacerlo?”

En el 2003, la actriz publica "Notes from my travels", un libro que en realidad
son los diarios que ella escribe en sus primeros viajes con la UNHCR a visitar
refugiados de África, Camboya, Pakistán y Ecuador. El dinero que salió de esas
ventas fue donado a esa causa. 

Ese mismo año, Angelina protagoniza "Beyond Borders", una película que pone
al tanto mucho de lo expresado en ese conmovedor e inspirador libro, en la cual
ella hace casi de sí misma (se crea una historia de amor entre los protagonistas
para mantener una línea argumental romántica), como una joven adinerada que
de un día para el otro descubre que en el mundo hay lugares que necesitan más
ayuda, mientras antes tenía los ojos cerrados.

Pero no fue la única vez que Angelina utilizó el cine para dar un mensaje. Ella
sabe que esa es su mejor arma, es una estrella del cine, y por eso no la reniega.
En el 2007 protagoniza "A mighty heart", una película de Michael Winterbottom
sobre la incansable búsqueda de Marianne Pearl (quien aprobó la decisión del
casting, aun tras muchas críticas enfocadas en su color de piel) de su marido
periodista que es secuestrado en Pakistán.

Y si algo no se puede negar de esta mujer, es su tranquilidad. Aunque nunca está
quieta, nunca está conforme, siempre está haciendo algo. Aunque no siempre
salga público, Angelina nunca deja de trabajar con la UNHCR. Además escribe
cada tanto algún artículo para The New York Times (los últimos estuvieron
enfocados en otro tipo de mensaje que busca informar e inspirar: sus operaciones
para vencer el cáncer que aquejó a varias mujeres de su familia) y una vez
decidió sentarse a escribir un guión sobre la guerra en Bosnia. De ahí nació una
película que además se animó a dirigir: "In the land of blood and honey". El film
pasó desapercibido, se estrenó en pocos lugares y seguramente su elenco
desconocido no ayudó a que tuviera mayor difusión. Una película durísima, fría,
pero para la cual, si bien cuenta una historia de ficción enmarcada en una
realidad, se informó muchísimo.

“No sé por qué creo que puedo hacer una diferencia. Todo lo que sé es que
quiero hacerlo”.

Y mientras cada tanto protagoniza películas que parecen hechas especialmente
para el disfrute de sus hijos (especialmente de acción, con excepción de Maléfica,
que también se nota hizo para sus hijos y además tiene el tema de la violación
como subtexto), no deja de lado la idea de seguir dirigiendo. Por eso, al quedarse
cautivada tras la biografía de Louis Zamperini que escribió Lauren Hillenbrand,
consigue los derechos, que el propio Zamperini había vendido desde hacía más
de cinco décadas, para llevarla al cine. Lamentablemente su película no consigue
ni ser muy aclamada ni un paso destacado por la época de premios (muchos
aseguraban que podría tener importantes nominaciones a los Oscars y apenas se
quedó con un par en categorías menores), pero el propio Zamperini antes de
fallecer pudo ver una versión terminada del film y quedó muy conforme con la
interpretación de Jack O'Connel y el labor de Angelina en la dirección. Es que sin
dudas, su película transmite momentos de mucho sufrimiento, porque recordemos
que fue capturado por los enemigos y torturado, pero también la fortaleza que le
permitió aguantar todo para poder salir adelante.

Una mujer que todo lo puede, siempre entregada a las causas que realmente
importan, Angelina ya lleva más de diez años como embajadora de la UNHCR,
fue nombrada "Dama de honor" por la reina Isabel II y junto a su marido siempre
están dispuestos a colaborar, no sólo económicamente. Como si fuera poco, es
madre de seis niños hermosos a los que cría mostrándoles diferentes religiones
para que puedan elegir, y educándolos para que el día de mañana pueda continuar
con el labor que ella realiza.

“Honestamente, quiero ayudar. No creo ser diferente de otras personas. Creo que
todos queremos justicia e igualdad. Todos queremos la oportunidad de tener un
propósito en la vida. A todos nos gustaría creer que si estuviéramos en una mala
situación alguien nos va a ayudar”.

*Citas de “Notes from my travels”, de Angelina Jolie.


Angelina en su labor como embajadora de UNHCR.
Foto via Just Jared.

4 comentarios:

  1. Totalmente cierto, la admiro muchísimo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Aylen, completamente de acuerdo :)
    Te paso el link de la entrevista donde cuenta cómo hizo la transición, por si te interesa:
    http://www.newsweek.com/angelina-jolie-interview-i-have-found-purpose-138781
    Beso y gracias por visitar el blog! :)

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la oportunidad! Me encantó la sugerencia de escribir sobre ella y desde este costado. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Gracias a vos! Sos siempre bienvenida! Un éxito el post! ❤️

    ResponderEliminar